image

Gestión actual de las relaciones con nuestros proveedores.

Las situaciones críticas, ponen a prueba la robustez de los modos de hacer, de nuestras empresas. Los procedimientos de gestión, son testados en las situaciones más complejas. Nuestro panel de proveedores, y las relaciones que mantenemos con ellos, han sufrido un severo examen, con la pandemia actual. Observamos que las empresas más maduras, en su cadena de suministro, han aplicado dos velocidades en la gestión de las relaciones con sus proveedores. La primera velocidad, tiene como objetivo la subsistencia del negocio, en el presente. La segunda velocidad, se enfoca en preservar la continuidad de nuestra empresa, en el medio plazo.

La primera velocidad es rápida en su ejecución. Es la respuesta táctica a una situación de riesgo crítico, en nuestra cadena de suministro. Requiere agilidad en su implantación. En el caso óptimo, la gestión de riesgos de nuestro departamento de compras, ha planificado las acciones a realizar en este tipo de situaciones. En el resto de los casos, ha sido la respuesta urgente, a roturas de stocks, dificultades en la coordinación pedido-pago, e incluso cese de actividad, de alguno de nuestros proveedores. Estas razones, han llevado a seleccionar a nuevos proveedores. Los plazos en su homologación se han reducido, eliminando toda la parte del proceso, no estrictamente necesaria. Verificamos que el nuevo proveedor tiene la calidad requerida, en sus productos o servicios, por nuestra empresa.

La segunda velocidad, responde a la planificación estratégica, necesaria para entender con qué proveedores deberemos de trabajar mañana. Asegurado el suministro, las empresas más maduras en su gestión estratégica de las relaciones con los proveedores, están revisando los requerimientos y características necesarias en su panel de proveedores, para mantenerlos o seleccionar nuevos suministradores.

La pandemia se ha manifestado implacable, con aquellas empresas, con alta concentración geográfica de sus proveedores. Las organizaciones más ágiles, han balanceado la carga de su panel de proveedores, aumentando la demanda en otros mercados de suministro. Así, por ejemplo, el textil ha aumentado la carga de trabajo de sus talleres de confección en Turquía y Portugal. Del mismo modo, la industria de componentes del automóvil, ha paliado su falta de suministro de componentes, con proveedores europeos.

La acción de las empresas, se concentra en estos momentos, en asegurar su existencia. Para ello, tácticamente, debemos de contar hoy, con proveedores fiables en nuestros suministros. A vez, aprendiendo de lo que está sucediendo, estamos revisando con quién deberíamos de trabajar mañana. Son aquellos proveedores sostenibles financieramente, y que se alineen con nuestra estrategia de compañía.

Te puede interesar

DEJA TU COMENTARIO