image

Innovación en Mercadona: ¿Interproveedor o especialista?

Mercadona se encuentra ante el reto de la innovación constante en procesos de fabricación, y en la creación de nuevos productos, con la colaboración de sus interproveedores, y la de sus proveedores especialistas.

La compañía del prescriptor total en alimentación, droguería, higiene personal, y mascotas, o Totaler como les gusta denominarse, estructura su innovación en cuatro ejes:

1) Innovación de producto. Desarrollo en colaboración con los interproveedores de los nuevos productos. En el año 2015 Mercadona puso en sus estanterías 400 novedades. 100 de las novedades son resultado de la colaboración con sus clientes o “Jefes” en los centros de coinnovación.

El objetivo de esta innovación es la comercialización de productos más baratos y de mejor calidad, siguiendo su línea estratégica, de siempre precios bajos (SPB).

Datos de las innovaciones de productos en Mercadona:

2012-2015 lanzados 580 nuevos productos.

82% de los nuevos productos permanecen en el lineal dos años después.

25% de las novedades son ideas y sugerencias de los clientes.

2) Innovación tecnológica. Desarrollo del proyecto de transformación digital incluyendo la consolidación del centro de procesamiento de datos, mediante el cual, gestionan en tiempo real stocks en tiendas, y sus precios.

3) Innovación de concepto. Mejora y evolución de las tiendas para conseguir la excelencia en la experiencia de compra del cliente o “Jefe”. Se basa en la comodidad a la hora de realizar sus compras, y diferenciar cada espacio dentro de la tienda.

4) Innovación de procesos. Optimización de la cadena de valor para reducir costes. Mejora continua en los envases, embalajes y logística. Además, colaboración sinérgica entre interproveedores en venta cruzada de subproductos.

La innovación es la herramienta de las empresas para alinearse con su plan estratégico. Mercadona ha construido un Modelo, como un gran puzle en la que las piezas encajan, los stakeholders cumplen su rol, y el modelo de gestión de Calidad Total funciona. Además, y no menos importante, transversalmente la cultura de la empresa, impregna todas las acciones, y modo de encontrar soluciones. La cultura de Mercadona es muy marcada y detallada, desde la terminología del negocio, hasta las responsabilidades de cada actor, cliente, proveedor y distribuidor.

En la siempre difícil disciplina práctica de la gestión de proveedores, Mercadona, se llevó en la matriz de Kraljic, sus proveedores principales al cuadrante de estratégicos. Adopto la estrategia de un proveedor por categoría, y prefirió hablar todos los días con el mismo proveedor de dicha categoría de sus productos, a negociar con varios proveedores. Para alcanzar este grupo de proveedores preferenciales o interproveedores, desarrollándolos. Les llamó interproveedores para demostrar el grado de integración en su cadena de valor, y compartió la responsabilidad de dos de sus cuatro ejes de innovación, la mejora constante de costes, y el desarrollo de innovaciones.

Una mayoría de los interproveedores de Mercadona, son empresas familiares, que cuando comenzaron su relación tenían un tamaño pequeño, para acompañar a Mercadona en su sobresaliente crecimiento. Su tamaño se ha podido multiplicar por diez o veinte desde el inicio de su relación como interproveedores. Juntos han crecido y madurado.

La firma de contratos de muy larga duración, con volúmenes anuales de compra, han sido la base comercial y de marco de la relación. El establecer unos valores máximos porcentuales de beneficio, podría suponer un límite a la integración necesaria entre distribuidor y fabricante para que el ecosistema de interproveedores creado funcione. El interproveedor trabajará para mejorar sus costes, vía mejora de procesos, y eliminar desperdicios, si está retribuido su esfuerzo con una mejora de sus beneficios.

Para capturar la innovación de los productos mediante los interproveedores, estos han de estar alineados en su importancia para el Totaler, como prescriptor del “Jefe”. Si se interpretase cada lanzamiento como una inversión por parte del interproveedor, no recompensada, sería difícil mantener esta estrategia a lo largo del tiempo, por la falta de foco, en conseguir cumplir las expectativas de plazo en sacar el nuevo producto al mercado del Totaler.

Una gran parte de los nuevos productos son mejoras de los existentes en su contenido o continente. Un porcentaje menor de los nuevos productos son pioneros o desarrollos novedosos no existentes en el mercado. En ese grupo de productos con cambios o mejoras, el interproveedor, con un conocimiento exhaustivo del producto, puede tener una ventaja para “alumbrar” el nuevo producto. En el caso de desarrollo de productos totalmente nuevos, la velocidad teórica en llegar al mercado de interproveedores o especialistas, dependerá de su cultura de empresa sobre la innovación, y recursos disponibles para investigar y desarrollar productos.

Me formulo ahora las siguientes preguntas, sobre las que tendré que seguir trabajando y aprendiendo: ¿Tienen los interproveedores margen para dedicar parte de sus recursos económicos y humanos a la innovación? ¿Es sostenible una relación a largo plazo de Mercadona con especialistas e interproveedores compitiendo por nuevos productos en una misma categoría de productos?

 

Te puede interesar

DEJA TU COMENTARIO